Archivo para agosto, 2010

Tenemos tanto que aprender de los niños y los perros!

Posted in Uncategorized on 24 agosto, 2010 by Narda

Sorprendente!

¡Hola, Sonríe, la Vida es Bella!SonrisaRosa roja

 

¡Hola sé que esto les va agustar!
 
Aquí la respuesta (por un niño de 6 años).

Siendo un Veterinario, fui llamado para examinar a un Sabueso Irlandés de 10 años de edad llamado Becker. Los dueños del perro, Ron, su esposa Lisa y su pequeño Shane, estaban muy apegados a Becker, y estaban esperando un milagro. 

Examine a Becker y descubrí que estaba muriendo de Cáncer. Les dije a su familia que no podíamos hacer ya nada por Becker, y me ofrecí para llevar cabo el procedimiento de eutanasia en su casa.

Hicimos los arreglos necesarios,  Ron y Lisa dijeron que sería buena idea que el niño de 6 años, Shane observara el suceso. Ellos sintieron que Shane podría aprender algo de la experiencia.

Al día siguiente, sentí la familiar sensación en mi garganta cuando Becker fue rodeado por la familia. Shane se veía tranquilo, acariciaba al perro por última vez, y yo me preguntaba si él comprendía lo que estaba pasando. En unos cuantos minutos Becker se quedó dormido pacíficamente para ya no despertar.

El pequeño niño pareció aceptar la transición de Becker sin ninguna dificultad o confusión. Nos sentamos todos por un momento preguntándonos el porqué de el lamentable hecho de que la vida de las mascotas sea mas corta que la de los humanos.  
Shane, que había estado escuchando atentamente, dijo: ”yo sé porqué.”

Sorprendidos, todos volteamos a mirarlo. Lo que dijo a continuación me maravilló, nunca he escuchado una explicación mas reconfortante que ésta. Este momento cambio mi forma de ver la vida.

El dijo,”la gente viene al mundo para poder aprender como vivir una buena vida, como amar a los demás todo el tiempo y ser buenas personas, verdad?”

 

”Bueno, como los perros ya saben cómo hacer todo eso, pues no tienen que quedarse por tanto tiempo como nosotros.”

La moraleja es :  

Si un perro fuera tu maestro, aprenderías cosas como:

Cuando tus seres queridos llegan a casa, siempre corre a saludarlos.

Nunca dejes pasar una oportunidad para ir a pasear.

Deja que la experiencia del aire fresco y del viento en tu cara sea de puro Éxtasis.

Toma siestas.

Estírate antes de levantarte.

Corre, brinca y juega a diario.

Mejora tu atención y deja que la gente te toque.

Evita morder cuando un simple gruñido sería suficiente.

En días cálidos, recuéstate sobre tu espalda en el pasto.

Cuando haga mucho calor, toma mucha agua y recuéstate bajo la sombra de un árbol.

Cuando estés feliz, baila alrededor, y mueve todo tu cuerpo.

Deléitate en la alegría simple de una larga caminata.

Sé leal.

Nunca pretendas ser algo que no eres.

Si lo que quieres está enterrado, escarva hasta que lo encuentres.

Cuando alguien tenga un mal día, quédate en silencio, siéntate cerca y suavemente hazles sentir que estás ahí.

Hasta muy pronto,solo estaré ausente por muy corto tiempo,besos y un fuerte abrazo,les quiero!

                                                  Narda Araceli.

 

 

La vejez debe arder y enfurecerse con la fuerza de nuestro espíritu.

Posted in Uncategorized on 24 agosto, 2010 by Narda

Reconozco al profundo pasado su poder,su repetida perfecciòn;los ojos,los oìdos recibieron su parte,todo lo atesorò el cerebro;siempre exclamará mi corazòn:

¡ Que hermoso es vivir y aprender!

No nos adentremos apaciblemente en la buena etapa de la vejez,la vejez debe arder y enfurecerse con la fuerza de nuestro espíritu,con la sabiduría adquirida a través de nuestros años ya vividos,y con ilusiòn de seguir atesorando mas sabidurìa y amor!

Nuestra estancia en esta maravillosa Esfera,esta ya  en un compàs de espera,y debemos completar nuestros conocimientos para emigrar,para trascender a la siguiente bellisima Esfera!

 Narda Araceli.

¡VIDA,ESTAMOS EN PAZ!

Posted in Uncategorized on 24 agosto, 2010 by Narda

Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, vida,                       
porque nunca me diste ni esperanza fallida,
ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;

porque veo al final de mi rudo camino
que yo fui el arquitecto de mi propio destino;

que si extraje la miel o la hiel de las cosas,
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:
cuando planté rosales, coseché siempre rosas.

…Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:
¡mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno!

Hallé sin duda largas noches de mis penas;
mas no me prometiste tú sólo noches buenas;
y en cambio tuve algunas santamente serenas…

Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!

Y quizas tome de su poema el siguiente parrafo para mi EPITAFIO.

Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes!
¡Vida, nada te debo!
¡Vida, estamos en paz!

AMADO NERVO.

En 1870 nace Juan Crisóstomo Ruiz de Nervo, mejor conocido como Amado Nervo, escritor y poeta mexicano. 

Está considerado como el más grande de los modernistas mexicanos, estudió ciencias, filosofía y leyes. Más tarde, inició su carrera periodística, trasladandose a la ciudad de México, donde colaboró para la Revista Azul, y en varios diarios de la capital. Posteriormente, ingresó en la carrera diplomática como secretario de la embajada de México en Madrid en 1905. Cultivó la prosa, principalmente la prosa periodística: crónicas, ensayos, artículos y notas de viaje.

 

KHALIL GIBRÀN,EL PROFETA.

Posted in Uncategorized on 24 agosto, 2010 by Narda

Khalil Gibrán, el literato y pintor libanés que fascinó a Occidente con sus bellos libros portadores de una exquisita espiritualidad, nació un dia de reyes del año de 1883.

Su niñez ha sido relatada a manera de fábula como la de un niño pobre que ayudaba a su padre en labores de pastoreo.

No podriamos precisar si efectivamente eso fue así o esa descripción de su juventud forma parte del folcklore que se llega a utilizar en retratos de personajes como el autor de El profeta.

Se dice también que a la edad de once años fue trasladado por su madre, la señora Kamile Rakme a los Estados Unidos de Norteamérica, llegando a residir en la ciudad de Bostón.

A finales del siglo XIX regresaría a Libano con la finalidad de terminar sus estudios, y es precisamente en Beirut en donde, en 1901, escribe, en árabe, la obra que aquí presentamos, El profeta.

Ese mismo año de 1901 se trasladaría a la ciudad de París en donde publicaría una obra que le daría fama internacional. Nos referimos a Espíritus rebeldes, libro que causaría una enorme repulsa entre ciertos sectores religiosos libaneses, que le acarrearían, al autor, tremendas críticas.

En 1903 regresaría a los Estados Unidos en donde enfrentaría, además de la pena que le causó la muerte de su madre y de dos de sus hermanos, serias penurias financieras.

Es en aquellos críticos momentos que tendría la fortuna de conocer a la que, con el paso del tiempo, se convertiría en su mecenas, la señorita Mary Elizabeth Haskell, quien le brindaría enorme apoyo al percatarse de su talento. Y sería gracias a la ayuda de Mary Elizabeth, que Khalil Gibrán pudo terminar, en París, sus estudios artísticos en L´Ecole des Beaux Arts, logrando, al mismo tiempo, relacionarse con grandes figuras del arte como el afamado escultor Rodin.

Para 1910, Gibrán se traslada nuevamente a los Estados Unidos de Norteamérica, estableciéndose en la ciudad de Nueva York.

De 1910 a 1917 realizaría varias exposiciones de sus pinturas con muy buen éxito económico, y en 1917, reescribiría, en árabe, El profeta, texto que no sería publicado en inglés sino hasta el año de 1923.

Khalil Gibrán moriría el 10 de abril de 1931 en la ciudad de los rascacielos, dejando como herencia su enorme producción literaria, misma que se difundiría masivamente en muchísimos paises del mundo.

A Gibrán Khalil bien podríamos denominarle el filósofo del aliviane ya que la frescura de sus planteamientos irradia simple y sencillamente una gran paz espiritual.

Su estilo sencillo, dinámico e interactivo, hace que sus escritos sean accesibles, y sus mensajes rápidamente captados.

EL AMOR.

Posted in Uncategorized on 24 agosto, 2010 by Narda

Cuando el amor os llame, seguidlo. Y cuando su camino sea duro y difícil.

Y cuando sus alas os envuelvan, entregaos. Aunque la espada entre ellas escondida os hiriera.

Y cuando os hable, creed en él. Aunque su voz destroce vuestros sueños, tal cómo el viento norte devasta los jardines.

Porque, así como el amor os corona, así os crucifica.

Así como os acrece, así os poda.

Así como asciende a lo más alto y acaricia vuestras más tiernas ramas, que se estremecen bajo el sol, así descenderá hasta vuestras raíces y las sacudirá en un abrazo con la tierra.

Como trigo en gavillas él os une a vosotros mismos. Os desgarra para desnudaros.

Os cierne, para libraros de vuestras coberturas. Os pulveriza hasta volveros blancos.

Os amasa, hasta que estéis flexibles y dóciles.

Y os asigna luego a su fuego sagrado, para que podáis convertiros en sagrado pan para la fiesta sagrada de Dios.

Todo esto hará el amor en vosotros para que podáis conocer los secretos de vuestro corazón y convertiros, por ese conocimiento, en un fragmento del corazón de la Vida.

Pero si, en vuestro miedo, buscareis solamente la paz y el placer del amor, entonces, es mejor que cubráis vuestra desnudez y os alejéis de sus umbrales.

Hacia un mundo sin primaveras donde reiréis, pero no con toda vuestra risa, y lloraréis, pero no con todas vuestras lágrimas.

El amor no da nada más a sí mismo y no toma nada más que de sí mismo.

El amor no posee ni es poseído.

Porque el amor es suficiente para el amor.

Cuando améis no debéis decir: Dios está en mi corazón, sino más bien: Yo estoy en el corazón de Dios.

Y pensad que no podéis dirigir el curso del amor porque él si os encuentra dignos, dirigirá vuestro curso.

El amor no tiene otro deseo que el de realizarse.

Pero, si amáis y debe la necesidad tener deseos, que vuestros deseos sean éstos:

Fundirse y ser como un arroyo que canta su melodía a la noche.

Saber del dolor de la demasiada ternura.

Ser herido por nuestro propio conocimiento del amor. Y sangrar voluntaria y alegremente.

Despertarse al amanecer con un alado corazón y dar gracias por otro día de amor.

Descansar al mediodía y meditar el éxtasis de amar. Volver al hogar con gratitud en el atardecer.

Y dormir con una plegaria por el amado en el corazón y una canción de alabanza en los labios.

El profeta K.G.

EL DAR.

Posted in Uncategorized on 24 agosto, 2010 by Narda

Dais muy poca cosa cuando dais de lo que poseéis. Cuando dais algo de vosotros mismos es cuando realmente dais.

¿Qué son vuestras posesiones sino cosas que atesoráis por miedo a necesitarlas mañana?

Y mañana, ¿qué traerá el mañana al perro que, demasiado previsor, entierra huesos en la arena sin huellas mientras sigue a los peregrinos hacia la ciudad santa? ¿Y qué es el miedo a la necesidad sino la necesidad misma?

¿No es, en realidad, el miedo a la sed, cuando el manantial está lleno, la sed inextinguible?

Hay quienes dan poco de lo mucho que tienen y lo dan buscando el reconocimiento y su deseo oculto malogra sus regalos.

Y hay quienes tienen poco y lo dan todo.

Son éstos los creyentes en la vida y en la magnificencia de la vida y su cofre nunca está vacío.

Hay quienes dan con alegría y esa alegría es su premio.

Y hay quiénes dan con dolor y ese dolor es su bautismo.

Y hay quienes dan y no saben del dolor de dar, ni buscan la alegría de dar, ni dan conscientes de la virtud de dar.

Dan como, en el hondo valle, da el mirto su fragancia al espacio.

A través de las manos de los que como ésos son, Dios habla y, desde el fondo de sus ojos, El sonríe sobre la tierra.

Es bueno dar algo cuando ha sido pedido, pero es mejor dar sin demanda, comprendiendo.

Y, para la mano abierta, la búsqueda de aquel que recibirá es mayor goce que el dar mismo.

¿Y hay algo, acaso, que podáis guardar? Todo lo que tenéis será dado algún día.

Dad, pues, ahora que la estación de dar es vuestra y no de vuestros herederos.

Decís a menudo: Daría, pero sólo al que lo mereciera. Los árboles en vuestro huerto no dicen así, ni lo dicen los rebaños en vuestra pradera.

Ellos dan para vivir, ya que guardar es perecer.

Todo aquel que merece recibir sus días y sus noches, merece, seguramente, de vosotros todo lo demás.

Y aquel que mereció beber el océano de la vida, merece llenar su copa en vuestro pequeño arroyo.

¿Y cuál será mérito mayor que el de aquel que da el valor y la confianza -no la caridad- del recibir?

¿Y quiénes sois vosotros para que los hombres os muestren su seno y os descubran su orgullo para que así veáis sus merecimientos desnudos y su orgullo sin confusión?

Mirad primero si vosotros mismos merecéis dar y ser un instrumento del dar.

Porque, a la verdad, es la vida la que da a la vida, mientras que vosotros, que os creéis dadores, no sois sino testigos.

Y vosotros, los que recibís -y todos vosotros sois de ellos- no asumáis el peso de la gratitud, si no queréis colocar un yugo sobre vosotros y sobre quien os da.

Elevaos, más bien, con el dador en su dar como en unas alas.

Porque exagerar vuestra deuda es dudar de su generosidad, que tiene el libre corazón de la tierra como madre y a Dios como padre.

El profeta K.G.

LO BUENO Y LO MALO.

Posted in Uncategorized on 24 agosto, 2010 by Narda

Puedo hablar de lo bueno en vosotros, no de lo malo. Porque, ¿qué es lo malo sino lo bueno torturado por su propia hambre y su propia sed?

En verdad, cuando lo bueno está hambriento, busca alimento aun en cavernas obscuras y, cuando está sediento, bebe hasta de las aguas muertas.

Sois buenos cuando sois uno con vosotros mismos. Sin embargo; cuando no lo sois, no sois malos.

Porque una casa desunida no es un antro de ladrones; es sólo una casa desunida.

Y un barco sin timón puede vagar sin rumbo entre islotes peligrosos y no hundirse hasta el fondo.

Sois buenos cuando os esforzáis en dar de vosotros mismos. Sin embargo, no sois malos cuando buscáis ganar para vosotros.

Porque, cuando lucháis por obtener, no sois más que una raíz que se prende a la tierra y succiona su seno.

Seguramente la fruta no puede decir a la raíz: Sé como yo, madura y plena y dando siempre de tu abundancia. Porque para la fruta el dar es una necesidad, como el recibir es una necesidad para la raíz.

Sois buenos cuando estáis completamente despiertos en vuestro discurso.

Sin embargo, no sois malos cuando dormís mientras vuestra lengua titubea sin propósito.

Y hasta un vacilante hablar puede fortalecer una lengua débil.

Sois buenos cuando camináis hacia vuestra meta firmemente y con pasos audaces.

No sois, empero, malos cuando váis hacia ella cojeando. Aun aquellos que cojean no retroceden.

Pero vosotros que sois fuertes y veloces, cuidaos de no cojear delante del lisiado, imaginando que eso es bondad.

Sois buenos en incontables modos y no sois malos cuando no sois buenos.

Sois solamente indolentes y haraganes.

Es una lástima que los ciervos no puedan enseñar velocidad a las tortugas.

En vuestro anhelo por vuestro yo gigante reposa vuestra grandeza y ese anhelo se encuentra en todos vosotros.

Pero en algunos de vosotros esa ansia es un torrente que corre con fuerza hacia el mar llevando los secretos de las colinas y las canciones de los bosques.

Y en otros es un hilo de agua que se pierde en ángulos y curvas y se consume antes de alcanzar la playa.

Pero, no dejemos que el que mucho anhela le diga al que anhela poco: ¿Por qué eres tan lento y te detienes tanto? Porque el que es verdaderamente bueno no pregunta al desnudo, ¿dónde están tus vestidos?, ni al desamparado, ¿qué ha ocurrido con tu casa?

El profeta  Khalil Gibrán