KHALIL GIBRÀN,EL PROFETA.

Khalil Gibrán, el literato y pintor libanés que fascinó a Occidente con sus bellos libros portadores de una exquisita espiritualidad, nació un dia de reyes del año de 1883.

Su niñez ha sido relatada a manera de fábula como la de un niño pobre que ayudaba a su padre en labores de pastoreo.

No podriamos precisar si efectivamente eso fue así o esa descripción de su juventud forma parte del folcklore que se llega a utilizar en retratos de personajes como el autor de El profeta.

Se dice también que a la edad de once años fue trasladado por su madre, la señora Kamile Rakme a los Estados Unidos de Norteamérica, llegando a residir en la ciudad de Bostón.

A finales del siglo XIX regresaría a Libano con la finalidad de terminar sus estudios, y es precisamente en Beirut en donde, en 1901, escribe, en árabe, la obra que aquí presentamos, El profeta.

Ese mismo año de 1901 se trasladaría a la ciudad de París en donde publicaría una obra que le daría fama internacional. Nos referimos a Espíritus rebeldes, libro que causaría una enorme repulsa entre ciertos sectores religiosos libaneses, que le acarrearían, al autor, tremendas críticas.

En 1903 regresaría a los Estados Unidos en donde enfrentaría, además de la pena que le causó la muerte de su madre y de dos de sus hermanos, serias penurias financieras.

Es en aquellos críticos momentos que tendría la fortuna de conocer a la que, con el paso del tiempo, se convertiría en su mecenas, la señorita Mary Elizabeth Haskell, quien le brindaría enorme apoyo al percatarse de su talento. Y sería gracias a la ayuda de Mary Elizabeth, que Khalil Gibrán pudo terminar, en París, sus estudios artísticos en L´Ecole des Beaux Arts, logrando, al mismo tiempo, relacionarse con grandes figuras del arte como el afamado escultor Rodin.

Para 1910, Gibrán se traslada nuevamente a los Estados Unidos de Norteamérica, estableciéndose en la ciudad de Nueva York.

De 1910 a 1917 realizaría varias exposiciones de sus pinturas con muy buen éxito económico, y en 1917, reescribiría, en árabe, El profeta, texto que no sería publicado en inglés sino hasta el año de 1923.

Khalil Gibrán moriría el 10 de abril de 1931 en la ciudad de los rascacielos, dejando como herencia su enorme producción literaria, misma que se difundiría masivamente en muchísimos paises del mundo.

A Gibrán Khalil bien podríamos denominarle el filósofo del aliviane ya que la frescura de sus planteamientos irradia simple y sencillamente una gran paz espiritual.

Su estilo sencillo, dinámico e interactivo, hace que sus escritos sean accesibles, y sus mensajes rápidamente captados.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: