Las Plèyades y la Biblia.

Las Pléyades (que significa “palomas” en griego), también conocidas como Objeto Messier 45, Messier 45, M45, Las Siete Hermanas o Cabrillas, Los Siete Cabritos, es un objeto visible a simple vista en el cielo nocturno con un prominente lugar en la mitología antigua, situado a un costado de la constelación Tauro. Las Pléyades son un grupo de estrellas muy jóvenes las cuales se sitúan a una distancia aproximada de 450 años luz de la Tierra y están contenidas en un espacio de treinta años luz. Se formaron hace apenas unos 100 millones de años aproximadamente, durante la era Mesozoica en la Tierra, a partir del colapso de una nube de gas interestelar. Las estrellas más grandes y brillantes del cúmulo son de color blanco-azulado y cerca de cinco veces más grandes que el Sol.

Entre la gran cantidad e cúmulos estelares que posee nuestra Galaxia, sean visibles a simple vista o no, merecen destacarse las Pléyades o las Siete Cabras. Este último nombre proviene de que el cúmulo presente ante la visión a ojo libre, a los siete componentes, los más luminosos, aunque en total sobrepasan los 150, que alcanzan los más débiles a un brillo equivalente a la magnitud 10ª.El Hombre ya conoce a este agrupamiento desde la más remota Antigüedad y se lo nombra en algunos pasajes de la Biblia, siendo el único caso de mención dentro de las Sagradas Escrituras, en lo que agrupaciones estelares se refiere.Visibles a simple vista en el Hemisferio Sur, en plena época de verano, las Pléyades se ubican dentro de la constelación zodiacal de Tauro o Toro, no lejos de la posición que ocupa su estrella principal, la rojiza Aldebaran, que significa “la que precede a las Pléyades”.Las Pléyades ante la ciencia moderna

 
 
 
 

 

El estudio visual, espectroscópico y fotográfico, coinciden en señalar que están integradas por estrellas de gran luminosidad y elevada temperatura, clasificadas como estrellas jóvenes.

  

En efecto, de acuerdo con la evolución estelar y la mecánica celeste, se estima que el grupo se formó en el núcleo de una gran masa de gas de hidrógeno mezclado con polvo cósmico, en épocas relativamente recientes, dado que parecen ser mucho más jóvenes que nuestro propio Sol.La fotografía astronómica nos muestra aún la presencia del gas hidrógeno original pues las siete estrellas se hallan sumergidas en nebulosidades que se manifiestan ostensiblemente en las placas fotográficas.

PUEDO HACER QUE DESCIENDAN DOCE LEGIONES DE MENSAJEROS CELESTIALES CIERTAMENTE MUCHOS MÁS PODEROSOS QUE USTEDES.

Para pensar, para reflexionar para MIRAR HACIA ARRIBA. Y Arriba están LAS PLÉYADES, como la gran incógnita de todos los tiempos

 
 
 

La estrella principal conocida como Alcione, merece llevar una de las letras griegas que corresponde a la Constelación, Theta Tauro, siendo éste el único caso en el cual una estrella de cúmulo posee una denominación de este tipo.

La espectroscopia nos señala que las siete estrellas más importantes y visibles a ojo libre, son de la clase espectral A y B, que tienen como cualidad principal la coloración blanco-azulada, alta temperatura, y sobre todo, enorme velocidad de rotación sobre su eje. Esta particularidad hace que la enorme fuerza centrífuga generada, provoque la expulsión de materia de la estrella en su zona ecuatorial, dispersándose luego la misma en el espacio.

Los astrónomos denominan a estas estrellas como “variables eruptivas” y dentro del Grupo de las Pléyades, la conocida como Pleione, es un caso típico de ellos

Pleione

 

 
Los científicos creen que la estrella, luego de un tiempo, vuelve a reponer la materia eyectada, manteniéndose así constante el ciclo de erupciones. Hasta el presente no son muchas las estrellas eruptivas que el hombre conoce. Entre ellas podemos citar a Próxima de Centauro, la estrella más cerca de la Tierra y que no es visible a simple vista por su baja luminosidad.

 

 

La Biblia y las Pléyades 

 

 

“¿Eres tú quien mantiene juntas las Pléyades y separadas las estrellas del Orión? ¿Eres tú quien saca a su hora al Lucero de la mañana? ¿Eres tú quién guía a las estrellas de la Osa Mayor y de la Osa Menor? ¿Conoces tú las leyes que gobiernan al Cielo? ¿Eres tú quien aplica esas Leyes a la Tierra?”

JOB 38:31-33

 

El escritor del libro de Job, que citamos, pone en boca de Dios este reproche a nuestro querido y suficiente amigo Job. Nuestros viejos amigos bíblicos conocían a las estrellas nombre por nombre. El profeta Amós incitando a su pueblo a que busque al Señor que hizo a las Pléyades y a Orión, que convierte la noche en día y el día en noche oscura. Quien hace que Tauro brille tras Capricornio y que se meta después con Arturo. (AMOS 5: 8-9).

Un astronauta que estuvo en la Luna pensó ¿Qué hombre pudo viajar más alto? Sin embargo, a su regreso a la Tierra siendo él un hombre que buscaba en toda circunstancia importante de su vida tratar de comunicarse con el Creador, recibió este mensaje: TU VUELA AUN MÁS ALTO. ¿Volar más alto? Acaso no podía él estar orgulloso de ser uno de los pocos mortales que tuviera el privilegio de realizar5 el vuelo más alto que aún haya podido realizar la raza humana.

Sin embargo, la orden de parte de Dios para él era TU, VUELA AUN MÁS ALTO; y este astronauta ha fundado un movimiento espiritual que va por todo el mundo predicando USTEDES VUELEN MAS ALTO.

  
La gran juventud del Cúmulo, como también las características notables de sus integrantes, hace que la Astronomía moderna lo utilice como patrón para el estudio no sólo de los cúmulos estelares de su tipo, sino también para conocer mejor las diversas situaciones que reinan en las estrellas que lleva al final a dilucidar el inquietante y someter latente problema de la evolución estelar.

 

 

La espectroscopia nos señala que las siete estrellas más importantes y visibles a ojo libre, son de la clase espectral A y B, que tienen como cualidad principal la coloración blanco-azulada, alta temperatura, y sobre todo, enorme velocidad de rotación sobre su eje. Esta particularidad hace que la enorme fuerza centrífuga generada, provoque la expulsión de materia de la estrella en su zona ecuatorial, dispersándose luego la misma en el espacio.

Los astrónomos denominan a estas estrellas como “variables eruptivas” y dentro del Grupo de las Pléyades, la conocida como Pleione, es un caso típico de ellos

Pleione

 

 
Los científicos creen que la estrella, luego de un tiempo, vuelve a reponer la materia eyectada, manteniéndose así constante el ciclo de erupciones. Hasta el presente no son muchas las estrellas eruptivas que el hombre conoce. Entre ellas podemos citar a Próxima de Centauro, la estrella más cerca de la Tierra y que no es visible a simple vista por su baja luminosidad.

 

 

La Biblia y las Pléyades 

 

 

“¿Eres tú quien mantiene juntas las Pléyades y separadas las estrellas del Orión? ¿Eres tú quien saca a su hora al Lucero de la mañana? ¿Eres tú quién guía a las estrellas de la Osa Mayor y de la Osa Menor? ¿Conoces tú las leyes que gobiernan al Cielo? ¿Eres tú quien aplica esas Leyes a la Tierra?”

JOB 38:31-33

 

El escritor del libro de Job, que citamos, pone en boca de Dios este reproche a nuestro querido y suficiente amigo Job. Nuestros viejos amigos bíblicos conocían a las estrellas nombre por nombre. El profeta Amós incitando a su pueblo a que busque al Señor que hizo a las Pléyades y a Orión, que convierte la noche en día y el día en noche oscura. Quien hace que Tauro brille tras Capricornio y que se meta después con Arturo. (AMOS 5: 8-9).

Un astronauta que estuvo en la Luna pensó ¿Qué hombre pudo viajar más alto? Sin embargo, a su regreso a la Tierra siendo él un hombre que buscaba en toda circunstancia importante de su vida tratar de comunicarse con el Creador, recibió este mensaje: TU VUELA AUN MÁS ALTO. ¿Volar más alto? Acaso no podía él estar orgulloso de ser uno de los pocos mortales que tuviera el privilegio de realizar5 el vuelo más alto que aún haya podido realizar la raza humana.

Sin embargo, la orden de parte de Dios para él era TU, VUELA AUN MÁS ALTO; y este astronauta ha fundado un movimiento espiritual que va por todo el mundo predicando USTEDES VUELEN MAS ALTO.

  

 

“¿Eres tú quien mantiene juntas las Pléyades y separadas las estrellas del Orión? ¿Eres tú quien saca a su hora al Lucero de la mañana? ¿Eres tú quién guía a las estrellas de la Osa Mayor y de la Osa Menor? ¿Conoces tú las leyes que gobiernan al Cielo? ¿Eres tú quien aplica esas Leyes a la Tierra?”

JOB 38:31-33

 

El escritor del libro de Job, que citamos, pone en boca de Dios este reproche a nuestro querido y suficiente amigo Job. Nuestros viejos amigos bíblicos conocían a las estrellas nombre por nombre. El profeta Amós incitando a su pueblo a que busque al Señor que hizo a las Pléyades y a Orión, que convierte la noche en día y el día en noche oscura. Quien hace que Tauro brille tras Capricornio y que se meta después con Arturo. (AMOS 5: 8-9).

Un astronauta que estuvo en la Luna pensó ¿Qué hombre pudo viajar más alto? Sin embargo, a su regreso a la Tierra siendo él un hombre que buscaba en toda circunstancia importante de su vida tratar de comunicarse con el Creador, recibió este mensaje: TU VUELA AUN MÁS ALTO. ¿Volar más alto? Acaso no podía él estar orgulloso de ser uno de los pocos mortales que tuviera el privilegio de realizar5 el vuelo más alto que aún haya podido realizar la raza humana.

Sin embargo, la orden de parte de Dios para él era TU, VUELA AUN MÁS ALTO; y este astronauta ha fundado un movimiento espiritual que va por todo el mundo predicando USTEDES VUELEN MAS ALTO.

  
 
 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: