Gotitas de amor.

Había un incendio en un gran bosque de bambú; el incendio formaba llamaradas impresionantes, de una altura extraordinaria y una pequeña ave, muy pequeñita, fue al río, mojó sus alas y regresó sobre el gran incendio, y las empezó a agitar para apagarlo; y volvía a regresar y volvía a ir una y otra vez; y los dioses que la observaban, sorprendidos la mandaron a llamar y le dijeron: ¿Oye?, ¿Por qué estás haciendo eso? ¿Cómo es posible?

¿Cómo crees que con esas gotitas de agua puedas tú apagar un incendio de tales dimensiones?

Date cuenta: No lo vas a lograr.

Y el ave humildemente contestó:

“El bosque me ha dado tanto, le amo tanto. Yo nací en él, este bosque me ha enseñado la naturaleza. Este bosque me ha dado todo mi ser. Este bosque es mi origen y mi hogar y me voy a morir lanzando gotitas de amor, aunque no lo pueda apagar”.

Los dioses entendieron lo que hacía la pequeña ave y le ayudaron a apagar el incendio.

Cada acción que con amor y entusiasmo emprendemos, un mejor mañana será su reflejo.

Todo acto que con amor realizamos, regresa a nosotros multiplicado

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: