CRUZ COSMICA 1999-2011

Entre los días 24 de Junio y 14 de Julio, se producirá un raro fenómeno en el cielo.

Una cruz cósmica es un evento poco frecuente, sin embargo en un espacio de 12 años, la de 2011 será la tercera. Agosto 1999, Junio 2006 y Junio 2011.

Si la cruz de 1999, hizo correr ríos de tinta, sobre todo por ir acompañada de un eclipse de sol y estar a 5 meses del año 2000, espero que la de 2011 no le vaya a la zaga pues a mi juicio, es la más impresionante.

Es impresionante por varias razones, de las cuales paso a detallar las que me parecen más importantes.

1.- No es una sola cruz, sino tres que se van sucediendo. La primera, comienza el día 23 de Junio y alcanza su máximo grado de perfección el día 30-06-2011. Los planetas que la constituyen son: Sol en Cáncer, oposición a Plutón en Capricornio – Urano en Aries, oposición a Saturno en Libra. Precisamente el día 30, intervienen en conjunción con el Sol, Venus y la Luna.

El día 1-07-2011, la Luna hace una segunda cruz con Plutón, Urano y Saturno.

Terminando el día 5-07-2011 y cuando la primera cruz todavía no se ha deshecho, Venus configura una tercera cruz con Plutón, Urano y Saturno, que finaliza el 14-07.

2.- Venus, el Sol y la Luna en conjunción el día 30-06, recuerda la imagen simbólica de Apocalipsis 12-1: “Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. 2 Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento”.

Gráfico de la Cruz cósmica el día 30-06-2011, con el Sol, Venus y la Luna en conjunción

3.- El Sol y Plutón en oposición.

Siempre desde el punto de vista simbólico, El dios de la luz y el de la oscuridad en oposición (El cielo y el Hades simbólicos).

4.- Urano y Saturno en oposición – Saturno en Libra

Saturno o Cronos, dios del tiempo, en el mito griego derroca a su padre Urano, dios del universo, cortándole los testículos con una hoz. Sin olvidar, que el propio mito adjudica a Cronos el gobierno de la edad dorada o primera edad del mundo. (por lo tanto en el otro brazo de la cruz, están en oposición el primer dios y el tiempo su hijo). Saturno en Libra. Libra, tradicionalmente, simboliza el juicio (la balanza), por tanto desde el símbolo, nos dice que “el tiempo está sometido a juicio.”

5.- Papus, (Masón esotérico francés) en su obra “El Tarot de los Bohemios”, publicada en España por la Editorial Edicomunicación S.A. en 1999 y escrita en 1911, hace una relación entre los 22 arcanos mayores del tarot y las 22 letras del alfabeto hebreo y sus correspondencias astronómicas.

En la cruz cósmica que nos ocupa y siempre siguiendo las conclusiones de Papus, las correspondencias de los elementos que entran a formar parte de ella son:

Constelaciones – Signos Astrológicos:

Aries: Letra hebrea (HE) nº 5 – Carta: Sumo Sacerdote

Capricornio: Letra (HAYIN) nº 16 – Carta: Torre

Libra: Letra (LAMED) nº 12 – Carta: El Colgado

Cáncer: Letra (HET) nº 8 – Carta: La Justicia

Astros:

Urano: (ALEPH) -1- Mago *

Plutón: (SAMECH) –15- Diablo *

Saturno: Letra (RESCH) nº 20 – Carta: El Juicio

Sol: Letra (THAU) nº 22 – Carta: El Mundo

Para Urano y para Plutón, Papus no da ninguna correspondencia, lo cual resulta lógico, habida cuenta de que por lo menos oficialmente, ninguno de ellos eran conocidos en la antigüedad, e incluso hoy sabemos que Plutón ni siquiera se considera Planeta.

* Este hueco, lo he rellenado yo intuitivamente ya que las características mitológicas de Urano, se corresponden con la letra (ALEPH) nº 1 y por lo tanto Carta: El Mago y el Plutón mitológico es el equivalente al diablo, así que letra (SAMECH) nº 15, carta: Diablo

Si ahora tomamos los números de orden de las letras hebreas que intervienen y sumamos dos a dos comenzando desde el sol en cáncer, obtenemos esta curiosa coincidencia:

(Sol) 22 + (Cáncer) 8 = 30

(Urano)1 + (Aries) 5 = 6

(Plutón) 15 + (Capricornio) 16. Aquí deberemos operar de manera teosófica

15 = 10 + 5

16 = 10 + 6

20 +11 (2011)

(Saturno) 20 – (libra) 12 (2012)

Entonces tenemos 30 – 6 – 2011 – 2012
6.- Más coincidencias: Ahora utilizando las letras hebreas, componemos dos palabras, siguiendo el orden desde el 1 y escribiendo de derecha a izquierda como se hace en hebreo.

Con las letras Aleph, Samech, Resch, Thau, componemos la palabra PRISIONERA.

Con He, Hayin, Lamed, Heth, la palabra resultante significa, Elevación o Peregrinaje hacia arriba.

No olvidar que según la tradición, el alma está prisionera del cuerpo.

7.- Todavía más coincidencias: Hemos utilizado el número de orden de las letras hebreas, pero estas, tienen además su propio valor numérico. De la 1ª a la 10ª valen igual que su orden. la 11ª vale 20 y va aumentando su valor de 10 en 10 hasta la 19ª que vale 100, la 20ª vale 200, la 21ª 300 y la 22ª (Thau) 400.

Los astros que intervienen son 6 en total. Sol, Luna, Venus, Urano, Saturno y Plutón. Si sumamos sus valores numéricos, veamos lo que ocurre.

Astro
Letra
orden
valor

Sol
Thau
22
400

Luna
Beth
2
2

Venus
Ghimel
3
3

Urano
Aleph
1
1

Saturno
Resch
20
200

Plutón
Samech
15
60

La suma de los valores es 666

El libro del Apocalipsis consta de 22 capítulos, uno por cada letra hebrea y es en el capítulo 13 versículo 18 donde se nombra el famoso número 666. Dice lo siguiente:

“Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis”.

Mucho se podría decir del simbolismo de este párrafo, pero me contentaré con señalar que la letra hebrea nº 13 es la MEM y representa la muerte, la muerte en el sentido de renovación, termina lo viejo y nace lo nuevo. y la letra nº 18 es TSADÉ, jeroglífico que expresa la idea de término o meta y su correspondencia astronómica es Acuario.

¿Quieres más coincidencias? Pues las hay, pero considero las expuestas las más relevantes y de fácil comprensión.

En el libro que acabo de publicar “El Crismón de Jacobus y el fin de los tiempos” cuento mi experiencia, de cómo llegó a mí esta información y mis propias conclusiones al respecto. El libro se puede encontrar en la página http://www.caminodelsimbolo.com.

Si Graham Hancock, Robert Bauval y Antonhy West, entre otros, están en lo cierto y la Esfinge de Giza mira a la posición de la era Leo hace más de 12.500 años, y a ese momento los egipcios lo llamaban el Zep Tepi o principio de los tiempos y el ciclo equinoccial es de algo menos de 26.000 años, esto querría decir que entramos justo en la mitad del ciclo, la mitad descendente de la que hablan las antiguas tradiciones, el proceso de materialización del espíritu y ahora comenzaría el camino de retorno o de espiritualización de la materia.

Todo lo apuntado coincide también, con las predicciones del calendario Maya que sitúa ese momento a finales de 2012 y en el que dicen que el ser humano habrá de decidir desde su conciencia entre su armonización con la naturaleza y el cosmos o su autodestrucción.

Cuanto digo en el presente escrito, puede y debe de ser comprobado si el asunto es de tu interés. Para ello, basta con introducir las fechas anteriormente expuestas, en cualquier programa de astrología para comprobar que la cruz mencionada tendrá lugar en las mismas. Verificar los datos en el libro El Tarot de los Bohemios y consultar con un especialista en hebreo, sobre el significado de las palabras.

Otra cuestión es si Papus estaba acertado o no, en sus conclusiones sobre las relaciones entre las letras hebreas y los astros, así como si yo lo estoy, en las relaciones de Urano y de Plutón que no coinciden con el libro de Papus.

Es asombroso también, como es posible que coincida la fecha en la que tendrá lugar la cruz cósmica con las sumas de los números de orden, tal como se ha argumentado antes, teniendo en cuenta que el calendario gregoriano es de 1582, así como el descubrimiento oficial de Urano es de 1781 y el de Plutón de 1930. Igualmente asombra que precisamente el día 29 del 06, sea el día dedicado a San Pedro (simbólicamente el portador de ambas llaves).

¿Será esta cruz cósmica la “Señal del Hijo del Hombre” mencionada en Mateo 24-30?

Desde mi punto de vista el simbolismo encaja a la perfección.

¿Cómo es posible que todo esto coincida?

A ciencia cierta, he de confesar que no lo sé, solamente puedo señalar que lo hace.

Todo me hace pensar, en que efectivamente existe un plan divino, ciclos de evolución que eran conocidos desde la noche de los tiempos y de los cuales se nos han dejado pistas y claves en las distintas épocas y por diferentes culturas.

Por mi parte creo y siento que así es, creo que estamos al borde de lo que se ha llamado el fin de los tiempos, solo que no lo interpreto como se ha venido interpretando, como la destrucción del planeta tierra, sino como el despertar de la conciencia y el principio de una nueva humanidad.

Creo que es el final de los tiempos, porque terminan los tiempos de descenso y se dejará de pensar y actuar desde el más puro instinto de supervivencia, para hacerlo desde el amor y la conciencia. Creo que es el juicio final, porque el ser humano dejará de juzgarse y de juzgar a los demás. Creo que significa el fin del mundo, porque dejaremos de creer en un mundo de desigualdades, en el poder de la fuerza, en la imposición, en la apariencia, para creer en un ser humano como célula cósmica miembros de un mismo cuerpo y sabedores de que lo que afecta a uno, al final afecta al cuerpo entero. Un mundo desde la auténtica libertad y desde el amor.

Creo que significa la segunda venida del Cristo, por que no creo en un Jesús de Nazaret como personaje histórico, sino en un Cristo como ideal de perfección humana, tal como es descrito simbólicamente en los evangelios y creo que hace algo más de 2000 años, se produjo una corriente de pensamiento inspirada desde niveles espirituales elevados, que dio origen al cristianismo primitivo y esto fue la “primera venida”. Igualmente creo que una nueva oleada de inspiración nos está llegando en estos tiempos.

Dos coincidencias más respecto a la segunda venida:

Existe un documento de finales del siglo I llamado “La Ascensión de Isaías”, del cual se hace eco Earl Dohertty, en su novela “El puzzle de Jesús”. En el capítulo 9 de dicho documento dice “El Señor descenderá al mundo en los últimos días ………… Y cuando haya saqueado al ángel de la muerte, resucitará al tercer día y permanecerá en el mundo durante 545 días. Y luego muchos de los justos ascenderán con él.”

Si sacamos la cuenta, desde que comienza la Cruz cósmica el 24 – 06 -2011, hasta el 22 – 12 – 2012 (fecha que proporciona el calendario maya), hay exactamente 545 días.

En Apocalipsis 8-1 dice: “Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora”.

Considerando el ciclo equinoccial de casi 26000 años como el gran año cósmico, con 12 meses (eras) de 30 grados (días) 26000/12= 2166,67/30= 72,22/24 (horas) = 3,01. Por lo tanto 1 hora del año cósmico, equivale a 3 años terrestres, por lo tanto media hora equivale a año y medio o 545 días. Si el ciclo comienza en Leo e interpretamos cada era como un sello, el séptimo sello es Acuario. El “silencio del cielo” lo interpreto como una ausencia de influencias externas durante ese período de año y medio, ni para bien, ni para mal, quedando solo con nuestro verdadero estado de conciencia

Que cada cual saque sus propias conclusiones.

Galindo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: