La boda del año.

El recuerdo de la princesa Diana está más vivo que nunca. El anuncio de la próxima boda de Guillermo de Inglaterra, su hijo mayor y el más parecido a la rama Spencer, ha hecho renacer a la Princesa. Porque la buena nueva ha vuelto a despertar sentimientos en los admiradores de Diana de Gales que ven en la felicidad del hijo la felicidad de la madre (tan escurridiza en vida de la Princesa del Pueblo) y porque el príncipe Guillermo hará que en su enlace matrimonial esté muy presente la princesa Diana, como anunció en la rueda de prensa posterior a su anuncio de compromiso. El gesto del príncipe Guillermo de regalar el anillo de compromiso de la princesa Diana a su prometida, Kate Middleton; el de escoger como escenario nupcial la abadía de Westminster, el mismo templo donde se despidió por última vez de la Princesa en su funeral; el detalle de encargar que actúe en su boda a Elton John, que mantuvo una estrecha relación con lady Di y en cuyo adiós interpretó una versión de su canción Candle in the wind adaptada a la vida de la Princesa de Gales, y el de confiar al parecer al conde Spenser un discurso sobre su madre, tienen un mismo fin: asegurarse que ella compartirá con él su gran día. Así que asistiremos el próximo 29 de abril a una Boda Real del siglo XXI, pero también a un revival de la princesa Diana. Rememoraremos en estos meses de preparativos nupciales hasta la celebración del enlace del príncipe Guillermo y Kate Middleton el compromiso de Carlos de Inglaterra y Diana de Gales, su boda y el saludo desde el balcón del palacio de Buckingham, las claves del estilo de la Princesa de Corazones, sus años felices como esposa y madre… Para abrir boca, acompañamos estas líneas con preciosas instantáneas de la princesa Diana con su hijo, el príncipe Guillermo.
Nombre: Catherine Elizabeth

Apellidos: Middleton

Fecha de nacimiento: 08/01/1982

Edad: 29

Lugar: Reading, Berkshire

País: Inglaterra

Profesión: Realeza
Guillermo de Inglaterra
Nombre: William Arthur Philip Louis

Apellidos: Mountbatten-Windsor

Fecha de nacimiento: 21/06/1982

Edad: 28

Lugar: Londres

País: Inglaterra

Profesión: Realeza
La cara es el espejo del alma”, es el dicho popular. Los expertos en morfopsicología el Centro de Estudios Sócrates se han tomado el dicho al pie de la letra y han realizado un análisis de la personalidad del príncipe Guillermo y Kate Middleton.

Las conclusiones del análisis, publicadas hoy por el periódico El Mundo, valoran los rasgos de personalidad más destacados de la pareja real del momento, que contraerá matrimonio el próximo día 29 de abril en Londres.

¿Cómo es el príncipe Guillermo?

El príncipe Guillermo de Inglaterra destaca por ser un hombre introvertido, disciplinado y cauto. Esto le hace tener una personalidad muy analítica y, aunque se comunica adecuadamente, no es muy abierto. Es más selectivo y calculador que Kate. En sus relaciones personales, es una persona paciente y con un gran sentido diplomático.

Es una persona artística y con gran creatividad, como denota su mirada nostálgica, ensoñadora, y observadora, pero también con gran capacidad para las actividades económicas. Es generoso y con gran sentido de la justicia. Tiene una gran voluntad a la hora de canalizar bien sus energías. Sus pensamientos están dirigidos a las necesidades prácticas y futuros proyectos realizables.

Si hay algo que resaltar es esa racionalidad que le lleva a mantener las distancias. Le capacita para reflexionar antes de actuar, obteniendo un resultado de calidad pero, como contrapartida, es menos flexible a nuevas ideas.

¿Y qué personalidad tiene Kate Middleton?

La prometida del príncipe, Kate Middleton, también tiene una personalidad destacada que se lee en sus rasgos, pero que difiere bastante de la de Guillermo de Inglaterra.

Los expertos definen a Kate como una mujer equilibrada, cercana y extrovertida. Se adapta bien a la gente, lo hace de manera fácil y natural, pero su carácter abierto no quiere decir que no sea selectiva a la hora de elegir sus compañías. Luchadora y valiente, posee una gran resistencia y fortaleza frente a los problemas.

Sincera y directa, dice lo que piensa y contesta sin dobleces a las preguntas. Comparte con Guillermo el talento artístico, una elegancia que demuestra en su deseo de agradar. Sus grandes ojos lo ven todo, no se le escapa nada, pero puede llegar a ser fácilmente impresionable.

Es pragmática y dinámica. Su pensamiento se define como espontáneo, curioso, y rápido para la improvisación y afrontar problemas. Es abstracto e intuitivo, por lo que es una persona que puede dar y ver soluciones globales. Tiene una gran agilidad en respuestas y decisiones, pero le falta método, no es tan reflexiva como Guillermo. Su tendencia a actuar sin pensar puede ser su gran defecto.

Por úlltimo, señalar que los rasgos de los novios señalan un gran compromiso hacia los valores familiares y la protección de los mismos. El análisis nos deja como conclusión que la pareja real tiene personalidades bastante opuestas, aunque bien pueden considerarse complementarios. Tras su último acto oficial antes del enlace, habrá que esperar para comprobar si son compatibles hasta después de la boda de las bodas de 2011.

Al príncipe Guillermo de Inglaterra y su prometida, Kate Middleton, les quedan pocos días de soltería, y en la ciudad de Londres ya se nota el ambiente de expectación que está generando el enlace real.

Tras el último acto oficial de los novios toda ciudad se ha volcado con la preparación de la boda del año. Para empezar, el Primer Ministro, James Cameron, ha decretado que el 29 de abril será fiesta nacional. Así, todos los devotos de la familia real británica podrán asistir a los desfiles sin complicaciones laborales para ver casarse a su príncipe heredero.

Aunque eso sí, a la ceremonia sólo asistirá una “escasa” selección de 1.900 invitados, entre los que se encuentran David Beckham y su esposa, Victoria Beckham, que dada su reciente carerra coo diseñadora fue uno de los nombres que sonó con más fuerza para el vestido de novia, así como Sarah Burton, diseñadora de la casa británica Alexander McQueen. Sin embargo, Kate Middleton ha decidido no revelar siquiera el nombre de quien realizará el vestido del día más importante de su vida.

Preparativos de la Boda Real de Inglaterra

También, y por primera vez en la historia, un enlace real cuenta con una página oficial, en la que se ha incluido en los últimos días una biografía y un álbum de fotografías de la novia, abarcando desde su infancia hasta su graduación en la Universidad. En la web se puede ver el recorrido que realizarán los novios, el interior de la Abadía Westminster y fotografías oficiales de la pareja.

Para los coleccionistas, la Casa de la Moneda Británica (la Royal Mint) ha emitido una moneda conmemorativa, con una imagen de los novios y la fecha de la boda, que además de pieza de colección podrá utilizarse como cualquier otra moneda de curso legal, teniendo un valor de 5 libras (unos 5 euros). Por supuesto, no faltan las tiendas que se han llenado de objetos variados que llevan impresas fotografías de la pareja, desde las clásicas camisetas y tazas a objetos menos habituales como preservativos.

Y si hay algo que debe lucir el día 29 es el recorrido oficial, por eso los servicios públicos ya se han puesto manos a la obra para poner de gala a la capital inglesa. Banderas y vallas llenan las calles, y los soldados que acompañarán a los novios en el desfile ya están preparando también sus atuendos y sus monturas. No puede faltar ni un detalle en la boda más importante (y cara) de 2011.
Deseamos con toda sinceridad que Guillermo y su chica sean muy afortunado en el amor.
La princesa Diana fue una mujer que buscó desesperadamente el amor durante su vida y la muerte la sorprendió junto a la persona a la que amaba. Esta paradoja siempre formó parte de su destino, el desgraciado fatalismo de una princesa que nunca logró alcanzar la felicidad deseada.

La mayoría de los biógrafos coinciden en afirmar que cuatro fueron los hombres que marcaron el corazón de la princesa de Gales: Carlos, su esposo; el mayor del Ejército inglés James Hewitt, quien fuera su instructor de equitación; el cardiólogo paquistaní Hasnat Khan y Dodi Al Fayed.

El príncipe Carlos
Desde muy pequeña, Diana sufrió por parte de sus padres complejo de inferioridad respecto a su hermano, el heredero de la familia.

Cuando nació y ellos vieron a su tercera hija, en lugar del niño que habría de tomar el título de conde de Althorp, no pudieron ocultar su decepción.

Por eso, Diana Frances siempre fue una niña tímida y cándida, ávida de cariño. Expertos en psicología y cronistas de la princesa están de acuerdo en afirmar que, debido a ello, Lady Di siempre pecó de un exceso de confianza en cualquiera que le demostrara afecto e interés por ella.

Éste fue el caso de Carlos de Inglaterra. Diana conoció al príncipe de sus sueños como el novio de su hermana. Ella se encontraba en un internado de Suiza y tenía 16 años. Seguramente entonces jamás pensó que aquel que se citaba con su hermana Sarah terminaría siendo el padre de sus hijos. Él en cambio, parece que sí se interesó por ella, y dos años después empezaron a verse con frecuencia.
El príncipe Carlos no parecía tener prisa por casarse. Con frecuencia se le relacionaba con diferentes jóvenes aristócratas inglesas, y al cumplir los treinta años, la presión para que tomara esposa se hizo más notable.

Cuando Diana comenzó su “noviazgo real” ella tenía 19 y algunos apuntan a que su gran sentido compasivo fue lo que la llevó a enamorarse de él, además de la importancia que cobraría al convertirse en la princesa de Gales.

Cuando se casaron, ella estaba a punto de cumplir 20 años y él tenía 34. Las fotos de una joven y enamorada Diana besando al príncipe heredero al trono británico dieron la vuelta al mundo; pero pronto la realidad destrozaría el cuento de hadas.

Tras el nacimiento de su segundo hijo, Enrique, comenzó un gran distanciamiento entre ellos.

Él estaba enamorado de su amiga y confidente de toda la vida, Camilla Parker-Bowles; y Diana, convencida de que vivía “un matrimonio de tres”, según confesó en su famosa entrevista a la BBC de 1995, buscó refugio en los brazos de su entrenador de equitación.

James Hewitt
“Sí, lo adoraba, estaba enamorada de él”, confesaba una atribulada Diana en una entrevista. Diana conoció al joven mayor del Ejército James Hewitt, su instructor de equitación, en 1986, dos años antes de que naciera su segundo hijo, Enrique, lo que llevó a muchos medios a especular si el pequeño príncipe sería verdaderamente hijo de su esposo.

Al parecer, su relación no empezó hasta 1987 y terminó en 1992. Al final, como muchos otros, James Hewitt sacó partido a su relación, y después de retirarse publicó un libro de sus memorias al respecto: J. Hewitt y Diana de Gales: nuestro amor prohibido.

También su cardiólogo
Según el famoso relacionista público británico Max Clifford, el verdadero amor de Lady Di fue el cardiólogo paquistaní Hasnat Khan que residía en Londres.

Su relación comenzó en 1995, cuando la princesa ya se había separado de Carlos. Se conocieron durante las frecuentes visitas que Diana realizaba al Hospital Royal Brompton para apoyar a los enfermos.

Ella pasaba mucho tiempo con el cardiólogo y él quedó fascinado por su sentido compasivo y su entrega a los demás. Sin embargo, él terminó rechazándola porque no soportaba su fama y la presión de los medios que conllevaba estar junto a la princesa.

Dodi Al Fayed
Sobre el millonario de origen egipcio, Max Clifford afirma que “a Diana le encantaba que ellos, la familia real, odiaran esa relación y había llegado a una etapa en la que era más importante vengarse que estar enamorada”.

Sea esto verdad o no, lo cierto es que Diana pasó las últimas semanas de su vida a su lado, disfrutando del mar y del sol a bordo de su yate frente a la costa de Saint Tropez. Él la había invitado a ella y a sus hijos.

El heredero del imperio Harrods, hijo del multimillonario Mohamed Al Fayed, y Lady Di se conocieron en 1986, durante un partido de polo en el que el equipo de Dodi se enfrentaba al del príncipe Carlos.

En el verano de 1997, más de diez años después, Diana tenía 36 años y Dodi 42. Ambos estaban divorciados y su fortuna era equivalente.

La amistad había dado paso al amor, y aunque su relación fue efímera -nació y murió ese mismo verano- muchos presumen que al fin la “princesa triste” había encontrado el verdadero amor tras su separación de Carlos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: