Permitamos que Dios sea nuestro copiloto.

¡Dios está en todas partes a la vez, en tus ambientes y dentro de ti!

Jamás te abandona. Nunca estás solo.

No permitas que las penas te perturben: conserva la calma y escucha den­tro de ti la palabra silenciosa de Dios.

Así estarás en condiciones de vencer los obstáculos del camino y descubrir la verdad de las cosas y de las personas.

Si deseas cosechar buenos frutos, presta atención a tu siembra,..haciendo lo correcto!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: