El cielo habla.


Estimado amigos, me gustaría hablarle de las profecías bíblicas que se están cumpliendo en nuestros días. ¿Sabía usted que un 28% de la Biblia es profecía? Por lo tanto, es un tema de suma importancia y creo que 2000 años después de Pentecostés, la iglesia, más que nunca, debería prepararse para la venida del Señor.

El Señor Jesús mencionó varias señales relacionadas a Su venida, cuando sus discípulos le preguntaron acerca del tiempo de Su regreso. Entonces, no tenemos razón para permanecer ignorantes al respecto, sino que debemos ocuparnos de escudriñar los conceptos que el Señor expresó.

Él habló de guerras, de rumores de guerras, de terremotos, de epidemias y hambrunas, pero éstos son males que siempre hubo. Por esa razón, el Señor anunció también señales que no ha habido hasta ahora, las cuales son muy, muy interesantes para nosotros.

Sin lugar a dudas, entonces, podemos pensar en la señal apocalíptica del control total, según lo que está escrito en Apocalipsis 13:14 al 17, donde dice que será introducida la marca de la bestia, sin la cual nadie podrá comprar ni vender si no tiene, justamente, esta marca en la mano derecha o en la frente. Si observamos el mundo actual, vemos que este control absoluto se vuelve cada vez más posible, ya sea a través del GPS, es decir, de aparatos de navegación, o a través de satélites de comunicación, o satélites de espionaje, como también a través del registro biométrico de los ciudadanos, el que está siendo implementado ya a gran escala.

Sabemos que lo que impulsa la aceptación e implementación de esta tecnología es la amenaza del terrorismo, o sea la voluntad de sacrificar parte de la privacidad a cambio de más seguridad.

Todo esto parece bastante inocente, pero nuestra sociedad está en peligro de hacerse un gol en contra, si toda esta información llega a caer en manos de las personas equivocadas. Los especialistas en protección de datos nos advierten continuamente de este peligro:

El Control Total

No solamente está en juego la identificación de una persona, sino que, más allá de esto, se están haciendo grandes esfuerzos para poder leer los pensamientos de la misma. Ya hubo un experimento en el cual le dieron a un grupo de personas 1.200 imágenes en blanco y negro. Imágenes de personas, de animales, de paisajes, de ríos, de objetos. Con cada imagen, registraron la actividad cerebral relacionada con la misma. Toda esa información fue ingresada a una computadora. Luego, mostraron nuevas imágenes al mismo grupo de prueba y, mientras las observaban, la computadora podía decir, con exactitud, si estaban viendo una persona, un animal, una casa, un paisaje, etc. Vemos que los enormes avances en la tecnología, son una tentación para poder llegar a leer los pensamientos.

Estados Unidos, ante la amenaza del terrorismo, está desarrollando un robot que será más sofisticado que un detector de mentiras. Tendrá la capacidad de registrar a las personas a la distancia, midiendo la temperatura corporal, la presión arterial, la transpiración, y si hay expresiones en la cara que puedan indicar intenciones deshonestas o peligrosas. Vemos que pronto no alcanzará con el aduanero, que sólo registra el equipaje.

Hay, entonces, enormes cambios que están en proceso, los cuales, todos, comienzan como avances que benefician a la humanidad. Por ejemplo, el implante de un microchip que sustituye parte del sistema neurológico y habilita a una persona a caminar con una prótesis. Toda esta tecnología está siendo probada en la medicina y en la industria militar.

Nos podemos imaginar, leyendo Apocalipsis 13, que cuando a la imagen de la bestia, a esa estatua, le sea infundido aliento y cobre vida, ella será mucho más que simplemente una inteligencia artificial. No podemos imaginarnos qué va a pasar cuando esa estatua cobre vida, y cuando ella ordene que a todos se les ponga una marca en la mano derecha o en la frente, y que haga matar a todos los que no adoran a la bestia.

Puedo suponer que esta estatua será capaz de leer los pensamientos de las personas, para poder ver si éstas le son leales o no. También en esta área hay investigaciones en curso. Si alguien, por ejemplo, está frente a la puerta de un laboratorio de alta seguridad, tiene que poner su pulgar en un lector de huellas digitales para identificarse. En el futuro, se va a generar una luz relámpago, de cierto color o cierta frecuencia sonora, y entonces una computadora registrará la actividad cerebral de la persona, comparándola con la de las personas autorizadas para entrar. Si coincide la actividad cerebral con la registrada en la computadora, la puerta se abre, esto se llama firma biométrica.

El problema, en este momento, es que todavía no logran captar la actividad cerebral a distancia. Y se está haciendo un gran esfuerzo en el desarrollo de este tipo de aparatos. Ya conocemos el casco EPOC, que un jugador de video juegos se pone en la cabeza y le permite participar activamente en el juego, a través de sus ondas cerebrales. Son cosas tremendas las que presenciamos, y podemos imaginarnos cuan terrorífico será el mundo en ese entonces. El diablo, una y otra vez promete progreso y libertad, pero esto siempre termina en esclavitud, en tiranía y en gran desolación, y esto mismo sucederá a escala mundial en la gran tribulación. El Señor Jesús nos advierte, diciendo: Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a ése recibiréis.

Éste será el tremendo ajuste de cuentas, el gran juicio que vendrá sobre este mundo. 2 Tesalonicenses 2, dice que Dios mismo enviará un poder engañoso para que crean la mentira, todos aquellos que no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.

Esto será terrible y, por lo tanto, debemos advertir a todos. Vemos que este tiempo de control total se acerca rápidamente. Al mismo tiempo, observamos la globalización y como el mundo se unifica cada día más, ya sea voluntariamente o no. Hay una corriente que succiona todo en la misma dirección, ya sea el sistema monetario, la economía, los sindicatos, y hasta en el deporte vemos la globalización de nuestro mundo. Sólo como ejemplo, les recuerdo que el presidente de Francia llamó a formar una policía global. Todos estas cosas vendrán y la advertencia del Señor Jesús es clara: Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas. Su promesa es que, quien cree en Él, estará fundado sobre la roca segura y no será seducido, no será presa de este poder engañoso. La Biblia muestra que usted debe identificar las señales del tiempo y estar preparado para la venida del Señor. Si lo hace, el Señor le bendecirá. Por eso la importancia de la palabra profética, la cual debemos estudiar y ver en ella las relaciones entre las muchas profecías, para poder entender qué le espera al mundo en estos tiempos finales.

Pensemos una vez más en Lucas 21:28: “Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.”

No tenemos por qué desesperar ante lo que vendrá, no hay por qué pensar que el diablo ganará la batalla. ¡Al contrario! Vemos el cumplimiento de las profecías, que nos animan y nos muestran que Dios tiene todo bajo control, y cómo Él cumple Su palabra. Podemos confiar plenamente en Él y entregar nuestras vidas en las manos del Señor Jesús. Como creyentes, también podemos esforzarnos por alcanzar un renovado avivamiento personal, para poder ser sal y luz para los que nos rodean, y para que el Señor nos pueda usar para salvar a otros antes que sea demasiado tarde.

Señales Nunca Antes vistas
(2ª parte)

En la primera parte de este tema, hablamos de “señales del tiempo” que nunca antes hubo, por ejemplo, el control total. Ahora, vamos a seguir considerando algunas señales más.

Antes que nada, quiero decir que no creer y confiar en la Palabra de Dios es muy peligroso, y puede tener como resultado graves consecuencias. Esto lo podemos ver en la historia, si pensamos, por ejemplo, en la Alemania nazi y el desastre que produjo el Holocausto y como, a consecuencia de esto, ese país tuvo que sufrir terriblemente.

En Job 38:15 leemos: “Mas la luz de los impíos es quitada de ellos, y el brazo enaltecido (para destruir) es quebrantado.” Cuando leemos: “El brazo enaltecido es quebrantado”, nos hace pensar en el saludo nazi y en cómo toda Alemania saludaba con el “Heil, Hitler” (que traducido es “salvación, Hitler”). Y justamente esta palabra aparece, también, en Hechos 4:12. Allí dice: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.” La salvación no está en Hitler, está en Jesucristo.

Y ¿cómo les fue a los alemanes cuando pusieron toda su esperanza y confianza en ese hombre, en ese “Führer”, al cual elevaron a un nivel casi mesiánico? Pues el Ministro de propaganda Nazi, Goebbels, usó una verdadera terminología mesiánica, hablando del “Führer” como del “enviado de Dios”, y el que iba a llevarlos a la victoria. En medio de toda esta locura, Hitler pudo desplegar todo su odio contra los judíos. En una conversación en la mesa, aún antes de 1941, año en que se determinó la “solución final” en Berlín, le preguntaron a Hitler: “¿Y qué hay de los judíos?” La respuesta de Hitler fue: “Es imposible que haya dos pueblos elegidos.”

Cuando reflexionamos en estas palabras, nos encontramos con algo realmente terrible: la competición satánica, que dice que uno de los dos pueblos elegidos tiene que ser eliminado. Y como Hitler puso a Alemania en el lugar del pueblo elegido, hablando del “milenio de paz”, de aquel “Sacro Imperio Romano Germánico” que duraría mil años, y se puso a sí mismo en el lugar de Jesucristo, aunque disimuladamente, dentro de la religión establecida por el Estado, el así llamado “cristianismo popular”, los judíos fueron descalificados al nivel del “otro” pueblo elegido, y fue así como comenzaron a aniquilarlos. Una vez más, no pensaron en la Palabra profética, pues Zacarías 2:8 dice: “El que os toca, toca a la niña de su ojo.” Por eso, también, tuvieron un terrible fin. De la misma manera que, en Auschwitz, tiraron los cadáveres de los judíos muertos en las cámaras de gas a los hornos crematorios, los alemanes más tarde, por ejemplo después del ataque de los aliados con bombas de fósforo en Dresden, tuvieron que apilar a sus muertos y quemarlos por causa del peligro de las epidemias. Les fue pagado con la misma moneda.

Por cada judío asesinado cayó por lo menos un soldado alemán en la guerra. Vemos que así como Alemania redujo a los judíos, ella misma fue reducida, ya que una parte cayó bajo el dominio comunista, por lo cual Alemania sufrió mucho. El 50 por ciento del espacio habitable en Alemania fue destruido. Y si pensamos en todos los heridos, los mutilados, las viudas y los prisioneros de guerra, sólo podemos decir que fue horrible: “El que os toca, toca a la niña de su ojo.” O también podemos pensar en Génesis 12:3: “Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré”.

Estas palabras se cumplieron con relación a Alemania, al igual que en el pasado se cumplieron con relación a Egipto. En aquel tiempo, Faraón ordenó que todos los varones recién nacidos judíos debían ser ahogados en el Nilo. ¿Quiénes fueron los que terminaron siendo ahogados al final? Farón y todo su ejercito. O pensemos en el libro de Ester, dónde el malvado Amán erigió aquella inmensa horca para Mardoqueo. ¿Quién colgó de esa horca al final de la historia? El propio Amán. Su iniquidad se volvió sobre su cabeza y su agravio cayó sobre su propia coronilla.

Así, también, Alemania fue arrollada por los acontecimientos que siguieron, porque no tuvo en cuenta la Palabra de Dios. La misma suerte atrajeron los árabes sobre sí mismos. Los árabes tuvieron su apogeo justamente en el tiempo de debilitamiento nacional de Israel. El Señor Jesús predijo este tiempo en Lucas 21:24 “Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan.”

En ese tiempo en que los gentiles comenzaron a hollar Jerusalén surgió el Islam. Mahoma vivió alrededor del año 600 después de Cristo y fundó una religión que creció rápidamente. Construyeron en Jerusalén, justamente en el Monte del Templo, el Domo de la Roca y luego, también, la mezquita de Al Aksa. Y desde aquel entonces, se escucha sobre Jerusalén el grito “Alahu Akbar”, lo que quiere decir Alá es ahora el más grande. En otras palabras, los musulmanes han comenzado a escupir al Dios de Israel, diciendo todo ha terminado ahora, nosotros somos los dueños, ésta es la casa del Islam, e Israel ha dejado de ser el pueblo elegido. Mahoma, al escribir el Corán, sencillamente puso a Ismael en el lugar de Isaac, para que Ismael fuera el hijo elegido. Ahora, entonces, los árabes son el pueblo elegido y, con el mismo odio satánico que los nazis, procuran matar a los judíos y erradicar a Israel.

El presidente iraní, que dicho sea de paso no es árabe, dijo: “La irrevocable cuenta regresiva hacia la destrucción de Israel ha comenzado.”

Veremos, quizás en un futuro no muy lejano, como terminará también este Amán moderno. Porque Dios ha dicho: “Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré”

Pero, también somos testigos de cómo los árabes han sido atropellados por los acontecimientos. Puesto que sobre Israel pende la promesa de Jeremías 31:10 “El que esparció a Israel lo reunirá y guardará, como el pastor a su rebaño.” Y también el Señor Jesús profetizó – y cito otra vez Lucas 21:24 – “Jerusalén será hollada por los gentiles…” No para siempre, sino, “… hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan.”

¿Qué fue lo que pasó? En 1948 fue proclamada la independencia del Estado de Israel, y los árabes fueron arrollados por los acontecimientos. El que esparció a Israel ha comenzado a reunirlo nuevamente en su tierra, como el pastor reúne a su rebaño. Y, entonces, ha comenzado el sufrimiento árabe, por los palestinos, por los refugiados palestinos, y por el Estado de Israel que los venció en 5 guerras consecutivas. El Señor Jesús había profetizado que esta generación no pasaría, que Israel permanecería hasta Su venida.

Esto nos sirve de advertencia, y lo vemos en la historia secular de forma muy práctica: Pueblos enteros fueron arrollados porque no tuvieron en cuenta la Biblia, la Palabra Profética. Pues, ¡la Palabra de Dios se cumple siempre!

Leemos esto mismo en Isaías 41:21 al 24, donde Dios provoca a los ídolos que Israel veneraba en aquel entonces. Dios desafía a estos ídolos a que profeticen por lo menos algo que se cumpla, ya sea bueno o malo. Que profeticen lo que sea, para al menos mostrar que son algo. Entonces, Dios les dice en el versículo 24: “He aquí que vosotros sois nada, y vuestras obras vanidad; abominación es el que os escogió.” También en este pasaje vemos que Dios es el Dios de la profecía, Él es Señor del tiempo, Él es Señor del pasado, del presente y del futuro. Él, como el eterno Dios de Israel, está por encima del factor tiempo. Desde tiempos antiguos dio a conocer las cosas que luego se cumplieron en la historia de Israel, cosas que se están cumpliendo delante de nuestros ojos, y cosas que, con toda certeza, van a cumplirse en el futuro.

Esto nos debe animar a confiar aún más en la Biblia. Esto es exactamente lo que el Señor Jesús ha dicho en dos ocasiones. Una vez, en Juan 13:19 “… ahora os lo digo antes que suceda, para que cuando suceda, creáis que yo soy.” Y, en el siguiente capítulo, en Juan 14:29 “ahora os lo he dicho antes que suceda, para que cuando suceda, creáis.”

Ésta es la conclusión lógica de todo lo que el Señor Jesús anunció en varias ocasiones. Durante el tiempo en que Él caminó en Israel, profetizó acontecimientos que se cumplieron en aquel mismo tiempo, anunció otros acontecimientos que se cumplieron pocas décadas después, otros que se cumplieron en el correr de la historia, algunos que se están cumpliendo en nuestro tiempo, y otros acontecimientos que se cumplirán en el futuro.

En Hebreos 10:25 dice: “… no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.”

Éste es el desafío para todos nosotros: prepararnos para aquel día. Una parte importantísima de esta preparación tiene lugar en medio de la iglesia local, donde nos exhortamos y edificamos mutuamente, donde oramos juntos y trabajamos juntos, hasta que Él venga.

FUENTE: Llamada de media noche.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: