PENSAMIENTO+SENTIMIENTO DE DESEO+DECRETO=ACTIVACIÓN DE LA LEY DE ATRACCIÓN

Hay un auge bien importante últimamente con el tema de la Ley de Atracción. Películas, libros, cursos, incluso escuelas dedicadas a la tarea de hacer público cómo es que el universo funciona en este sentido.
Pero el concepto de la ley de atracción no es algo nuevo. Ya los estudiosos de la antigüedad sabían de ello y lo utilizaban a su favor. De hecho, muchos intentaron mantenerlo en secreto para obtener beneficios y no compartirlo (Como siempre el lado oscuro de la humanidad aflorando). Pero ya no es un secreto, ahora es algo público, y a disposición de quien quiera hacer uso, aunque nadie, absolutamente nadie escapa a ello…

Lo que nos dice la Ley de atracción es tan simple como que todo lo que hay en nuestro entorno, bien sea material o emocional, es atraído por nosotros mismos a través de nuestro pensamiento primero, y luego nuestras acciones.

Funciona cada vez que mantenemos una meta en nuestro pensamiento, haciendo que llegue la inspiración para lograr ese objetivo. Sea lo que sea. Para bien o para mal, por decirlo de alguna manera, porque a mi parecer todo es relativo, hasta los conceptos del bien y el mal…

En este sentido, la Ley no conoce de tiempo, espacio o tamaño, así que va desde conseguir un sitio para estacionar, hasta conquistar el espacio… Y más porque no hay límites. Todo lo que se ha logrado en la humanidad comenzó con un pensamiento.

Es por ello que tantos místicos invitan a tener los mejores pensamientos al despertar y transcurrir el día, invitan a modificar los patrones de pensamiento con la certeza de que si mejoran las mentes mejorará el mundo.

Un buen ejercicio es hacer a diario una lista de gratitudes, y de lo que no nos gusta busquemos lo positivo o escribamos lo opuesto, así la Ley de atracción nos responde con algo más de lo que apreciamos.

Si nos mantenemos pensando en lo que queremos, en lo que nos gusta, en lo que nos hace felices, será más de esto lo que logremos atraer. Eso sí, hay que recordar que la ley es ley y se cumple aunque no conozcamos de ella, respondiendo estrictamente a lo que estamos pensando, así que si nuestro entorno nos desagrada o nada nos sale bien, empecemos por modificar la manera en que estamos pensando. Sólo depende de nosotros mismos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: