EL HOMBRE OGRO.

El horrible ogro que todos odiaban compró en la tienda un espejo de su propio tamaño.

Lo colocó en uno de los muros de su palacio. Podía verse en él de cuerpo entero.

El vendedor le había asegurado algo que terminó por convencerlo.
– Este espejo lo embellecerá, mi excelentísimo señor, se verá usted en él como siempre quiso verse.
Pasaba horas el ogro frente al espejo comprobando sus bondades. Era cierta la promesa del tendero,

podía verse allí como siempre había soñado ser.
Cambió el ogro su mirada sobre sí mismo, y consiguió que todos lo vieran distinto,

a pesar de que su cuerpo no se había transformado.
Ya no era tan horrible para los demás, porque había comenzado a embellecerse para él.

Ya no era odiado por todos, porque había aprendido a quererse en el espejo.

¿Eres tu así… o conoces a alguien así?

Déjate Amar…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: